La Corte Suprema de EE. UU. pone fin al mandato de vacunación de Biden, el tribunal supremo determino que es ilegal la medida de imponer vacunación obligatoria en las empresas

El máximo tribunal de Estados Unidos bloqueó este jueves 13 de enero una de las medidas exigidas por el presidente Joe Biden para frenar los contagios de Covid-19 en las grandes empresas. Los empleados de compañías con cien trabajadores o más no tendrán que estar vacunados obligatoriamente ni someterse a pruebas periódicas para poder acceder a sus puestos de trabajo, como estaba previsto a partir de febrero.

La Corte Suprema de Estados Unidos dio un duro golpe este jueves 13 de enero a una de las medidas propuestas por el presidente Joe Biden para la lucha contra el coronavirus.

El Supremo dejó sin efecto el mandato de Biden que obligaba a vacunarse o a presentar semanalmente resultados negativos de pruebas de Covid-19 a los empleados de todas las compañías que tengan cien o más empleados en Estados Unidos y que debía regir a partir del mes de febrero.

Para los jueces conservadores de la Corte, se trataba de una restricción inapropiada en la vida de muchos estadounidenses. Sin embargo, en lo que sí estuvieron de acuerdo fue en validar una medida separada que establece la vacuna obligatoria para el personal de los centros de salud del país que reciben subsidios federales de los programas Medicare o Medicaid, y en los que trabajan unos 17 millones de personas.

Con 6 votos de los jueces conservadores contra 3 de los liberales, la Corte Suprema bloqueó la medida sanitaria que habría afectado a más de 80 millones de empleados en todo el territorio nacional.

En cuanto a la vacunación obligatoria para el personal sanitario, los jueces validaron la medida con 5 votos a favor y 4 en contra. Los jueces conservadores John Roberts y Brett Kavanaugh respaldaron la decisión.

Con o sin mandato, muchas empresas seguirán exigiendo la vacunación obligatoria

Tras el fallo de la Corte Suprema, el mandatario Biden expresó su decepción y aseguró que ahora le toca a los estados del país y a las empresas decidir si quieren que sus trabajadores “den el simple y efectivo paso de vacunarse” contra el Covid-19.

La Corte minimizó los riesgos planteados específicamente por el coronavirus en el lugar de trabajo y comparó el riesgo epidémico con el crimen “cotidiano” y los peligros ambientales. Además, la mayoría conservadora concluyó que la Administración Biden se extralimitó en su autoridad al tratar de imponer la vacunación o pruebas negativas semanales en el lugar las empresas.