Revelan que presi贸n de EE.UU oblig贸 al Gobierno de RD a votar contra nuevo mandato de Nicolas Maduro

Santo Domingo. – Los problemas que tiene el presidente Trump en el orden interno y externo con el gobierno parcialmente cerrado, no le permitir铆an estropear las relaciones con la Rep煤blica Dominicana y otros pa铆ses al ser excluidos del tratado de libre comercio DR-CAFTA.

Tan serios son los problemas, algunos artificiales como el que la inmigraci贸n de centroamericanos hacia la frontera sur de su pa铆s motiva una declaratoria de emergencia nacional, en lo cual se ha concentrado con cr铆ticas de su oposici贸n unida.


El art铆culo reciente al parecer mandado a publicar en The Miami Herald, el diario conservador de la ciudad floridana, aparent贸 una labor de zapa m谩s que nada dirigida a forzar que la Rep煤blica Dominicana votara contra el reconocimiento del presidente Maduro.

Lo que sugiri贸 el art铆culo es que Estados Unidos tiene en planes excluir de dicho tratado a Nicaragua, El Salvador y la RD. Ninguno de los otros pa铆ses puso atenci贸n a la publicaci贸n y el presidente salvadore帽o, S谩nchez Cer茅n asisti贸 a la inauguraci贸n.

Aunque la RD siempre ha votado con la mayor铆a en los organismos internacionales, para Estados Unidos era importante que se desmarcara de esa tradici贸n y se sumara al Grupo de Lima que ha planteado el desconocimiento del r茅gimen venezolano.

Se dice que la diplomacia dominicana hab铆a aconsejado la abstenci贸n como en una anterior votaci贸n sobre el fastidioso tema y que la presi贸n norteamericana a 煤ltima hora hizo cambiar ese voto. Lo mismo pas贸 con Hait铆, cuyo presidente, Mo脭se, ir铆a a la juramentaci贸n.

El trago ha sido amargo para la parte dominicana por cuanto tiene vigente su asociaci贸n con Venezuela en el manejo de la Refiner铆a Dominicana de Petr贸leo, que comparte en 51%-49% con la parte dominicana sin que se sepa cu谩l soluci贸n se dar谩 al negocio.

Las cosas van bien

Para evitar la propagaci贸n de informes an贸nimos como el publicado por el diario miamense, el ministro administrativo de la Presidencia, Jos茅 Ram贸n Peralta, afirm贸 el pasado jueves que “las relaciones entre los gobiernos de Rep煤blica Dominicana y Estados Unidos est谩n en un excelente momento”.

Record贸 que EEUU, es el principal socio comercial, constituy茅ndose en la actualidad en uno de los actores internacionales que mayor aporte hace a la econom铆a local a trav茅s de la inversi贸n, las remesas y el turismo.

Para materializar su postura contra el r茅gimen de Maduro de acuerdo a las estipulaciones de la mayor铆a de los estados miembros de la OEA, la RD tendr铆a que degradar su representaci贸n en Caracas, dejando al personal esencial y al encargado del Consulado.

Eso har铆a que, por primera vez en tiempos modernos, el pa铆s y Venezuela se encuentren en un nivel de relaciones deprimidas, justamente lo que busca Estados Unidos que de una forma u otra ha reclamado a veces la salida de Maduro y otras la democratizaci贸n del pa铆s.

La posici贸n del presidente Trump podr铆a considerarse de doble moral al reclamar a los pa铆ses de la regi贸n una actitud de enfrentamiento con el gobierno de Venezuela y al mismo tiempo mantener los multimillonarios negocios petroleros en boga con el pa铆s sudamericano.

Trump, como se ha dicho en an谩lisis anteriores, tiene los juegos muy pesados y modales poco diplom谩ticos como lo ha demostrado en sus tratos con China, Rusia y 煤ltimamente con Turqu铆a a prop贸sito de su propuesta de retiro de las tropas en Siria.

Si ha tenido un trato de irrespeto a esos pa铆ses, qu茅 no podr铆a hacer el gobernante norteamericano con las peque帽as naciones de la regi贸n caribe帽a, tradicionalmente complacientes con las pol铆ticas de los Estados Unidos y pendientes de qu茅 quiere o dir铆a ese pa铆s.

Las cosas van bien para el r茅gimen de Medina. Est谩 agarrado de las cifras del Banco Central, que son avaladas por el Fondo Monetario Internacional, FMI, seg煤n las cuales la econom铆a creci贸 sobre el 6% el a帽o pasado con baja inflaci贸n y aumento de los negocios.

Las encuestas de opini贸n ayudan al presidente Medina. Ayer se public贸 la de Newlink que le da al pol铆tico gobernante la mayor simpat铆a, un 23.4% en diciembre y un 25.2% en la primera semana de enero. El opositor Luis Abinader obtiene un 21.8%.

Los apuros del muro

Los apuros que pasa el gobierno norteamericano no son peque帽os. Trump pudo haber cometido un error al atribuirse la decisi贸n de cerrar parcialmente el gobierno, en la reuni贸n que sostuvo con la l铆der dem贸crata en la C谩mara de Representantes, Nancy Pelosi, y el de la minor铆a senatorial, Chuk Schumer.

En la 煤ltima reuni贸n el jueves entre ellos y ante la firma negativa de los dem贸cratas de autorizar fondos para la construcci贸n del muro en la frontera con M茅xico, el presidente pregunt贸: ¿qu茅 va a ocurrir en 30 d铆as si r谩pidamente desbloqueo la situaci贸n?, ¿van a aprobar la seguridad fronteriza? La se帽ora Pelosi dijo: “No”.

El gobernante se par贸 de su poltrona y dijo que “nada m谩s funciona, bye bye”, una forma casi de echarlos de la residencia. Al d铆a siguiente el gobernante insisti贸 en su amenaza de declarar una emergencia nacional para lo cual trabaja un equipo de abogados de la Casa Blanca.

En una visita a la frontera sur donde se construye el muro, Trump oy贸 explicaciones del grupo de ingenieros y de oficiales militares que trabajan en el proyecto, y al t茅rmino de la reuni贸n pareci贸 m谩s convencido que nunca de que el muro es un tema de seguridad. Se trata de una obra de 5.7 millones de d贸lares.

Las encuestas no ayudan ahora al presidente tras cerrar parcialmente el gobierno, lo que ha dejado hasta 800,000 personas afectadas de una forma u otra porque no recibir谩n sus cheques y donaciones. El diario Pol铆tico dijo el jueves que m谩s de un 60% rechazaba la pol铆tica. En encuestas llevadas a cabo en el 2015, una mayor铆a de los norteamericanos aprobaba la construcci贸n del muro creyendo la pr茅dica de que la inmigraci贸n constitu铆a un problema serio. En 2016 la opini贸n vari贸 y la mayor铆a rechazaba el plan presidencial.

Los cr铆ticos y los miles de norteamericanos que no est谩n recibiendo sus pagos dicen que el presidente ha olvidado otras crisis m谩s importantes como las derivadas por los huracanes en Florida, Texas, Puerto Rico y los incendios en California.

Tambi茅n los cr铆ticos descalifican la versi贸n del presidente de que la mayor铆a de la droga que ingresa a Estados Unidos es por la frontera con M茅xico, cuando las estad铆sticas oficiales se帽alan que es por los puertos norteamericanos desde Sudam茅rica y el Caribe.

Pese al serio problema del muro y a la posible declaratoria de emergencia nacional, Trump disfruta de que EEUU tiene un crecimiento en el empleo durante el 煤ltimo a帽o, un alza moderada en el Producto Interno Bruto, disminuci贸n de la inflaci贸n y mejor铆a en las compras minoristas.