Ultimo momento

República Dominicana a tiro de hit para una gran Revolución Ciudadana


Según cifras extraoficiales mas de un millón de dominicanos marcharon el pasado mes de agosto por las calles de Santo Domingo y en distintas ciudades del mundo contra la corrupción y la impunidad imperante en la República Dominicana. Dominicanos provenientes de todos lo estratos sociales mostraron su hartazgo ante males históricos que nos tienen condenados a vivir en un país con los mas bajos niveles  de calidad de vida del mundo.



Esta multitudinaria marcha ciudadana cívica y pacífica demostró contundentemente que el pueblo dominicano aun aspira a que por vías democráticas la clase política gobernante pueda reaccionar y tomar las medidas administrativas necesarias para satisfacer los clamores de un sistema de justicia independiente y apolítico y procure sacarnos de una vez por todas de este marasmo en que nos han metido.


Esta histórica manifestación cívica también reveló que hay una sociedad dominicana con mayores niveles de conciencia política y que esta convencida de que llegó la hora de colocar sobre nuestros hombros el destino colectivo de un país que según todos los indicadores transita el peligroso y grisáseo rumbo que la conduciría hacia un profundo abismo de consecuencias inimaginables. En la medida de que esa masa votante pueda elevar su conciencia política y asumir su responsabilidad histórica de ciudadanos llamados a construir una democracia mas justa y menos individualista, en esa misma medida tendremos una mejor clase política mas responsable y mas convencida de la necesidad de enderezar el destino nacional.

Porque como dijo Bertolt Brecht el peor analfabeto es el analfabeto político ya que no oye, no habla y no participa de los acontecimientos políticos. Y en eso ha incidido enormemente la Marcha Verde la cual ha demostrado que esos analfabetos políticos están dejando de lado la desidia y la apatía hacia lo político para constituirse en ciudadanos activos preocupados por la forma asqueante en que han sido administradas unas riquezas nacionales que solo han ido a parar a un puñado de empresarios y políticos todopoderosos que han sido los principales beneficiarios del crecimiento económico que hemos tenido en las últimas décadas.

No hay comentarios.